AMBA

Más de 300 remeros navegaron 12 km en el Riachuelo por «la recuperación del río»

Más de 300 remeros en 90 embarcaciones navegaron esta mañana 12 kilómetros por el Riachuelo hasta la zona del puente Pueyrredón, una travesía que concluyó en una fiesta con música y comida en el barrio porteño de La Boca, en la decimosegunda remada de la Fundación x La Boca, para visibilizar y concientizar sobre la importancia del saneamiento del río y de su navegabilidad.

«Nosotros entendemos que la recuperación del río, de esta cuenca de agua, tiene que ser por la gente y comenzamos a idear en 2001 una remada para que se vean los avances y retrocesos; en ese entonces éramos 20 gatos locos y terminamos siendo más de 3 mil personas», contó a Télam Gabriel Lorenzo, responsable de Relaciones Institucionales de la Fundación.

Desde Pierina Dealessi y Macacha Güemes, en el barrio de Puerto Madero, con un día plenamente soleado, Lorenzo y el equipo de la Fundación, junto a personal de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (Acumar) y de Espacio Público porteño acompañaron el evento, que puso en las aguas del Riachuelo a las 90 embarcaciones con remeros de clubes del sur y el norte del conurbano bonaerense.

Los remeros partieron hacia el Puente Pueyrredón, y finalizaron su recorrido este mediodía en Vuelta de Roca, La Boca, con una fiesta gastronómica que incluyó una paella para 400 personas y una choripaneada, además de una feria de las colectividades.

El evento «Por un Riachuelo sano y navegable» también es organizado por la Federación Metropolitana de Remo que trabaja con el Comité Olímpico Argentino.

«Nosotros le damos a la gente el bote y si no sabe remar, le ponemos un instructor y también podés venir con tu bote o un kayak para acompañar», explicó Lorenzo sobre las condiciones de la remada, y apuntó que se busca que «la gente pueda ver que el Riachuelo no es el patio trasero, que lo debemos recuperar y que si no lo tomamos como propio, no se va a sanar solo».

Tres ejes fundamentales asientan el trabajo de la Fundación x La Boca, el ambiental, el patrimonial y cultural y el deportivo.

«Para eso tomamos la historia el remo, que nació en el Riachuelo, porque los primeros clubes que existieron en la Ciudad de Buenos Aires fueron el Club de regatas de Avellaneda, el Almirante Brown y el Zárate», dijo Lorenzo.

El empresario Oscar Andreani, presidente de la Fundación x La Boca, consideró sobre el trabajo de saneamiento que «hoy existe información pública de las empresas que se reconvirtieron, las que no y las que están contaminando».

«Lo más importante es que a través de la causa judicial Mendoza, la Corte Suprema de Justicia obligó a Acumar y al Gobierno a cumplir con el saneamiento», añadió.

A través de la «Causa Mendoza», el 8 de julio de 2008 la Corte dictó un fallo histórico en el que responsabilizó al Estado Nacional, la provincia y la ciudad de Buenos Aires por el deterioro de la Cuenca, y los intimó a presentar un plan de saneamiento que recomponga el ambiente y mejore la calidad de vida de los habitantes de la Cuenca.

Andreani explicó que de los dos pilares más fuertes de la contaminación uno se encuentra en vías de resolución y otro finalizado.

«Con el traslado del Mercado de Liniers a Cañuelas se solucionó uno de los principales contaminantes de todo esto; el otro 25% más problemático de contaminación son las cloacas y se está terminando la obra de un caño, construido a 40 metros de profundidad, con 5 metros de diámetros, cuyas aguas van a ser tratadas en la localidad de Quilmes, están hablando que se va a inaugurar a fin de año», sostuvo.

Y aclaró que restan trasladar algunas de las personas que viven en asentamientos a la vera de la Cuenca.

Según Lorenzo, cerca de 4 millones y medio de personas conviven con la Cuenca Matanza Riachuelo.

Uno de los próximos desafíos de la Fundación es lograr iluminar el Puente Transbordador Nicolás Avellaneda, «no mucho menos que la Torre de Eiffel», dijo Andreani.

«Hicimos un estudio con un proyecto que implica poner en funcionamiento el Puente, revalorizar la Isla Maciel y con el municipio de Avellaneda se va a hacer toda la rivera hasta el puente Azul de esa localidad junto con la rivera del lado porteño», aclaró Andreani, quien refirió que el saneamiento del Riachuelo debe ser «una política de Estado».

Acumar convocó para el próximo 2 de diciembre a una audiencia pública en la que se pondrá en consideración la navegabilidad de un pequeño tramo del Riachuelo, entre su desembocadura y el Puente Transbordador.

Según la entidad, actualmente no está permitido ningún tipo de navegación, excepto para personal de Acumar, prefectura y de la Ciudad de Buenos Aires.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *